Responsabilidad del comprador

Se suele dar por sentado que el vendedor es quien está obligado a acarrear con los gastos derivados de situaciones como desperfectos, problemas que desconocía en el momento de la compra, etc. pero no es así en todos los casos, ya que, antes de firmar el contrato de compra, el comprador debe inspeccionar cuidadosamente la vivienda.

Legalmente se tomará siempre como “El punto de partida es que la casa o el piso” el estado en el que se encuentran en el momento de la veta, considerando su antigüedad, precio y uso.

Por ello recomendamos realizar una inspección minuciosa de la vivienda. Utilice una linterna para examinar con detalle los espacios oscuros y levante las alfombras y mueva las cortinas para ver el estado de suelos y paredes. En cuanto a los desperfectos ocultos son desperfectos o deficiencias que el comprador, en el momento de efectuarse la compra, ni conocía ni podría haber sospechado. Para que el vendedor se haga responsable de un desperfecto oculto es necesario que dicho desperfecto implique que el inmueble difiere de lo que un comprador con buen juicio podría haber supuesto. Es importante sabes que no es labor del agente inmobiliario llevar a cabo la inspección de la vivienda. El papel del agente inmobiliario es ser neutral respecto al vendedor y al comprador.

Costes adicionales

Cuando se compra una vivienda hay que contar con algunos costes adicionales al precio de venta. Como norma general, se debe calcular un coste adicional de aproximadamente entre el 10 y el 13 % dependiendo de la zona.

Impuestos

Al comprar un inmueble destinado a viviendas de nueva construcción, se aplica el impuesto estatal llamado “Impuesto de Valor Añadido” con un tipo del 10 % sobre el precio de venta. Además, se aplica un impuesto de Actos Jurídicos Documentados de entre el 1 y el 1,5 %, que varía de una región a otra.

En el caso de viviendas de segunda mano se aplica el “Impuesto de Transmisiones Patrimoniales”, con un tipo que oscila entre el 8 y el 10 % dependiendo de la región y del precio de venta. Sin embargo, en este caso no se aplica el impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Comprueba junto con tu agente inmobiliario qué impuestos son de aplicación en tu caso concreto.

Gastos de notaría

El comprador también tiene que hacerse cargo de los honorarios del notario que da fe del contrato de compra entre las partes. Resulta difícil calcular el coste real de antemano, ya que intervienen diversos factores, pero una buena referencia es situarlo entre 500 y 1500 €.

Tasas del Registro de la Propiedad

La inscripción del nuevo propietario en el Registro de la Propiedad conlleva más gastos. De nuevo se trata de un gasto para el que es difícil dar una cifra exacta basándose en el precio de compra, pero, a modo de referencia, puede calcular varios cientos de euros.

Tasas de Conexión a Servicios

Al entrar a vivir se aplican tasas de conexión a servicios varios y/o tasas por cambio de abonado para el agua, las aguas residuales, la electricidad y puede que el gas.

Costes financieros

Si se decide financiar parcialmente la operación inmobiliaria mediante un préstamo hipotecario, sobrevienen gastos adicionales. En lugar de un gasto adicional de entre un 10 y un 11% se debería calcular un 13% aproximadamente, aunque, como es natural, esta cantidad puede variar dependiendo de las condiciones que se hayan negociado con el banco.